PERIPECIAS PREVIAS A CHICAGO 2019

¿Qué pasa cuando te rompes un dedo del pie en plena preparación del maratón de Chicago?

A 7 semanas del maratón, me rompí el dedo gordo del pie. Al principio parecía que era sólo la uña, me dolía un montón, pero ni se me pasaba por la cabeza que el dedo estuviese roto. Aún así, y teniendo en cuenta las circunstancias, preferí ir a urgencias a que le echaran un vistazo. Lo primero que dije al entrar al box fue: “¿Cuando podré correr? ¡Me voy a Chicago en 6 semanas!” Tuve la suerte de que el traumatólogo era corredor y no me tomó por loca (del todo). Me hizo una radiografía y tal como entró me dijo: “Lo siento pero me temo que lo tienes chungo para Chicago. Ese día podrás correr, pero entrenar… va a ser que no, a ver como evolucionas” A todo esto, a parte del dedo roto, 4 puntos de sutura en la uña para intentar salvarla, y control en 10 dias. En ese momento me quedé bastante tranquila (los calmantes creo que tuvieron algo que ver), rollo, pues ya iré el año que viene… pero claro, con el paso de las horas y los días… pues como que renunciar sabía mal (sobre todo porque el viaje estaba todo pagado).

Con el pie así la cosa no pintaba nada bien

Por suerte, las cosas empezaron a mejorar. Mi fisio, al ver la radiografía, me dijo que en 2 o 3 semanas debería poder volver a correr (a confirmar por el traumatólogo). El tiempo de corte en Chicago es de 6:30. Hablé con mi entrenador y le planteé si era posible entrar en ese tiempo, y me dijo que sí, que prepararíamos un Galloway.

A los 10 días, el traumatólogo me quitó el mega-vendaje y confirmó que en una semana (ya llevaba dos de parón) podría empezar a hacer deporte, así que a la semana exacta me puse las zapatillas dispuesta a ir al gimnasio y… ¡¡”Ay”!! Cada vez que la uña tocaba la zapatilla, dolor… Al día siguiente lo volví a intentar pero no, así que llamé a mi podóloga a ver que podía hacer. Después de una buena sesión de “poda” me volví a casa y conseguí ponerme las bambas. Me fui al gimnasio y hice 30 minutos de spinning para empezar y unos 10 de elíptica, pero con la elíptica la uña molestaba un poco.

Intento de entreno día 2: 45′ spinning + 30 elíptica. Vamos bien. Al dia siguiente, igual, pero la uña empezaba a quejarse. Descanso. Dia 4, la uña va a peor. Me empiezo a desesperar. Vuelvo a la podóloga. Se pasa un buen rato y salgo con la uña tapada. me voy al gimnasio, me pongo las bambas y no puedo ni salir del vestuario. Tengamos fe. Descanso. Lunes, me pongo las bambas. Zero dolor. Spinning + elíptica. Martes, me pongo las bambas, zero dolor, elíptica 10 minutos y no aguanto más. Salgo del gimnasio y me pongo a caminar. Zero dolor. Troto 100 metros. Zero dolor. Troto 500, zero dolor. Camino. Troto 800! Euforia. Al dia siguiente descanso. Al siguiente, 1km caminando, 2,5 corriendo… Y al siguiente, ya 8 km haciendo un Galloway de 10 min caminando, 15 corriendo, 5 caminando de recuperacion, 20 corriendo (seguidos!!), y acabando con 5 caminando y 5 corriendo un poco más alegre que acabé con buenísimas sensaciones.

A la semana siguiente (la anterior a la semana de la maratón), el lunes hice uno de mis recorridos habituales de 9km, intentando trotar todo el rato excepto en las subidas y no salió nada mal (nada mal para mi, que ya si ya soy lenta normalmente, con tremendo parón por medio miedo me daba). La verdad es que creo que se notó todo el trabajo previo pre accidente, porque la vuelta a mis ritmos cómodos fue bastante rápida. El segundo entreno de la semana fue una hora y media de Galloway, 3′ caminando y 7′ corriendo. Saqué 12km con lo que, extrapolando, a ese ritmo me salía Chicago a 5horas 15 min. Evidentemente sabía que me sería imposible mantener ese ritmo tanto tiempo, pero al menos veía que el margen de 6 horas y media para ser finisher era asequible.

En el tercer entreno de la semana aumentamos el Galloway a 2 horas, con la misma proporción 3/7, a ver si salían 16km – salieron 16,6 : ), mientras que en el cuarto entreno dejamos el trote para hacer una caminata de 3 horas donde salieron 18 km a buen ritmo.

Y con esto llegamos a la semana del maratón, con dos entrenos de 90′ y 60′ con un Galloway de 8′-2′, preparando ya la estrategia de carrera (minuto y resultado en el próximo post)

Soy consciente de la chapa que acabo de meter, pero cuando me rompí el dedo me puse (como hacemos todos siempre) a buscar casos por internet para ver un poco por donde iba la cosa, y vi que la mayoría de roturas eran del dedo pequeño, así que por si a alguien le pasa, y aunque cada caso es un mundo, al menos ya tiene algo con que orientarse. Mi resumen (a toro pasado, que es muy fácil): la fractura en si tarda unas 4 semanas en curar del todo (aunque la semana 3 lo que me daba problemas era la uña, alguna molestia en el dedo aún notaba); si la uña no está afectada, bien. Si está afectada, podólogo, podólogo y podologo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s